footer Skate: pura pasión y adrenalina en Zona Sur - Radio Bas

Noticias

04-12-2018

Skate: pura pasión y adrenalina en Zona Sur

Son un grupo grande de jóvenes que militan en este arte y deporte. Se reúnen periódicamente en en el Skate Park de la estación a practicar diversos trucos sobre ruedas. Están en su ámbito, están donde son felices.
Print Friendly and PDF Print Friendly and PDF Print Friendly and PDF

Cae la tarde de un domingo que va tirando a nublado en la plaza de la estación de Claypole, aunque de a ratos se filtran algunos cálidos rayos. Muchas familias vienen a tomar mate, caminar, jugar con los niños, por allá atrás una parejita camina de la mano. Hay muchos jóvenes practicando diversos deportes, con el clásico fútbol a la cabeza y están hasta lo que se le animan al básquet.

Pero, si uno presta atención, va a escuchar un ruido de ruedas y maderas, "raspando" sobre el concreto. De momento se escucha más intensamente, y luego el mismo sonido se repite pero como alejado. Son los skaters que suben y bajan con sus patinetas, recorriendo el Skate Park, con sus muchas "trampas" y desniveles. Son un grupo grande de jóvenes y algunos niños, donde cada uno se turna religiosamente para deslizarse pendiente abajo para luego realizar diversos trucos y habilidades sobre la tabla. Tienen sus códigos, su lenguaje, su vestimenta y su preciada patineta: son una cultura que crece y se populariza.

"Es un deporte y una forma de ser que nos impulsa a sacar lo mejor de nosotros", asegura a LA TERCERA, Maxy Suarez, quién hace rato que viene practica. "Esto es una cultura, que te llena de conocimiento, te hace conocer lugares, hacer amigos, competir con otros, cada días vas profundizando y sacando un montón de cosas nuevas", expresó. En el skate no hay lugar para diferencias, hay chicos, chicas, niños, el único requisito, amar la tabla.

Confiesan con orgullo que el Skate Park de Claypole fue un salto adelante en la práctica. Se trata de una obra realizada por la Municipalidad e inaugurada en abril pasado: "Esta buenísimo, antes podíamos chocar a alguien o la gente que pasaba y eso no estaba bueno", se ríe uno de los pibes, provocando una carcajada generalizada en el grupo. "Es un lugar que tomamos como propio, lo cuidamos, lo limpiamos, es una parte nuestra", resalta Maxy.

Algunos de los chicos, asisten a la Escuela de Educación Técnica N°3, que está justo enfrente del espacio, y otros socarronamente están pidiendo vacante para el año que viene, porque saben que eso los pondría todos los días cerca de su preciada pista.

El skate tuvo su origen en la soleada California en los años 1960, cuando por una ordenanza municipal se prohibió la práctica del surf en el mar. Los jóvenes no tardaron mucho en trasladar su deporte al ámbito urbano, de modo que aparecieron las primeras patinetas, que eran pedazos de tablas de surfeo a la que se le adosaban ruedas para deslizarse sobre el asfalto. En los años 1970 aumenta su popularidad y se traslada al resto de los Estados Unidos, con tablas ya industriales de gran resistencia y versatilidad e incluso comenzaron a construirse las primeras rampas urbanas o skate parks. 

 

Es en los años 1980, que el furor por la patineta se traslada a los principales centros urbanos del mundo y llega a la Argentina a fines de esa década. Durante los años 1990 y 2000, se consolida hasta ser un deporte muy popular en el día de hoy. Siempre se trató de una filosofía social y personal, donde los jóvenes buscan con rebeldía e inconformismo desafiar a la gravedad a base de trucos increíbles y maniobras imposibles encima de sus tablas.

"Lo mejor de todo esto es que crece cada día y siempre hay un reto nuevo", finaliza Maxy, con una sonrisa, antes de lanzarse por la pendiente.

Mas noticias